adolfo prado dominguez

adolfo prado dominguez

adolfo prado dominguez Artist artworks for sale

  Rated 4.5 / 5.0 by 95 clients as the best artist
  Artist: adolfo prado dominguez
 Live in: Mojácar, Almería, Spain
 Artworks for sale: 40.00
Views: 4313
Favorite: 102
Show all adolfo prado dominguez Artworks
on Saatchi Art


adolfo prado dominguez Artist Bio:

Adolfo Prado reitera lo rectilinio creando la profundidad y el ambiente. Figura el horizonte aplicando pinceladas algodonadas que verifican las texturas del atardecer y amanecer, rozando un surrealismo temático del firmamento. Lo frontal figurativo se percibe, bien con anatomía óptica, bien con la fortaleza corporal del ser humano, dibujando trazos fuertes de movimiento estático, en claro concubinaje con la escultura. La orilla material de la obra de Adolfo Prado inicia y finaliza la creación con exuberantes mezclas de coloridos casuales diluidos en sus roces y encuentros, creando un espacio limitado de pincelada a pincelada. Los matices, unas veces en óleo, otras en acrílico, puntualizan una agilidad controlada; aún así, espontánea. Los murales razonan el ambiente exterior con las gamas de las tierras. En el interior lejano, el color se diversifica en púrpuras diluidos, cobres, azules y rosados. El alma de la obra de Adolfo Prado es fecunda con una propuesta laberíntica con entradas, salidas, escapes y encuentros. Todo relacionado con el tiritar emocional del ser humano. A todo ello le une una respuesta espiritual sin definir. La aparición de la "fémina" recalca un brote del "collage". Sólo simulado. Jonathan Linsket Maestro pintor y Escultor Adolfo Prado Comentario sobre su pintura: En una carta dirigida a Henry Clifford, Matisse escribió: "Creo que el estudio por medio del dibujo es absolutamente esencial. Si el dibujo nace del espíritu y el color de los sentidos, es preciso dibujar para cultivar el espíritu y ser capaz de guiar el color por los senderos del espíritu". Formado en la Escuela de Bellas Artes, y peregrino de sus sueños, Adolfo Prado, logra evitar en manos de la Providencia las ataduras de la mal llamada "realidad social". Ante sus lienzos, uno tiene la impresión de observar su propio inconsciente, pues la sensibilidad telúrica de nuestro artista, incorpora en su pintura el espíritu inicial de lo plasmado, logrando comunicarnos tanto la sensación de la brisa cuando envuelve nuestros sentidos y nos transporta más allá de donde la vista alcanza, como el abismo del cosmos que rodea nuestra propia soledad. Adolfo Prado, proyecta desde el futuro sus colores en el presente y consigue que su lenguaje universal sea el único nexo de unión existente entre lo infinito y la realidad del momento. En una ocasión, alguien dijo que la luz era la sombra de Dios, pues bien, en todas las "obras" de Adolfo Prado podemos encontrar algo común, al margen de la técnica por él empleada, su contacto con la divinidad. Su espíritu llena de sombras todo aquello que no tiene relación con sus lienzos. Marrones plasmados desde la misma tierra, rojos y amarillos salidos del sol, azules y verdes de las aguas de Venecia, forman un arco iris que unen mares y cielos. Deidades distintas, de civilizaciones diferentes, funden sus colores en el crisol del arte, provocando en el observador una inquietante serenidad, serenidad que permite observar una cierta desolación causada por la inmensidad del cosmos que envuelve gran parte de su obra, y que se convierte en el centro del espacio luminoso donde trabaja, consiguiendo que el suave rumor de su pincel, rompa el lenguaje del silencio, quedando cada color plasmado en el marco de la eternidad. Ricardo Aldanondo.